Trabajar de abogado en Madrid

La máxima aspiración de cualquier estudiante de derecho es ser uno de los afortunados abogados Madrid. La capital de España es la ciudad que tiene mayor número de bufetes y despachos de abogados, y también donde pagan los mejores honorarios, así que no debería ser ninguna sorpresa que también sea el destino más popular a la hora de buscar trabajo.

Una de las claves para tener éxito y encontrar empleo es registrarse en el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). Esto te dará un gran prestigio, ya que se trata de un colegio con mucha historia y muy buena reputación. Para que te hagas una idea, el ICAM en estos momentos agrupa a ¡más de 67.000 abogados! Para colegiarte necesitarás llevar una serie de documentos y pagar una tasa que viene especificada en su página web.

A la hora de elegir un buen bufete tienes dos opciones: una franquicia como Garrigues Abogados o el despacho de un particular. Ambas tienen sus pros y sus contras. En general, es más fácil conseguir una gran empresa, ya que tienen oficinas por toda España y no les importa contratar a cualquier persona, sea de donde sea. Normalmente, los despachos de abogados de Madrid son mucho más exigente en este aspecto y rara vez tienen una plaza libre. Eso sí, si consigues entrar en uno tus posibilidades de ascenso y desarrollo profesional son mucho más altas. Además, el ambiente de trabajo suele ser más cerca.

Si quieres ver un directorio con los distintos grupos de abogados con los que puedes trabajar en Madrid, entra en http://www.abogadosmadridsa.com

Abogados Madrid

Cómo ser abogado

¿Quieres ser abogado? En este post te explicaremos todo lo que tienes que hacer.

Para ser abogado, el primer paso que tendrás que dar es estudiar el grado de derecho. El grado de derecho se puede estudiar en la mayoría de universidades españolas y tiene una nota de corte bastante asequible: alrededor de un 6, aunque puede ser mayor o menor dependiendo de la escuela. Son 4 años de estudios en los que aprenderás las bases de leyes, abogacia y derecho legal. Entre las asignaturas que te encontrarás destacan derecho romano, derecho penal (para ser abogado penalista) y derecho administrativo.

Cuando te gradues y salgas de la universidad, no podrás ejercer como abogado directamente. Según la Ley de Acceso de la Abogacía que fue aprobada a finales del 2011, si quieres ser abogado además de la licenciatura o grado en derecho necesitarás hacer un máster que incluya prácticas externas en un despacho o bufete. Personalmente, creemos que esto no es mala idea, porque durante estas prácticas aprenderás mucho más sobre lo que significa ser un abogado que lo que aprendiste en la universidad; el único problema es el precio del máster, que suele ser de varios miles de euros, y los dos años que tendrás que invertir para sacártelo.

Por último, una vez terminado el máster, tendrás que pasar un examen e inscribirte en uno de los Colegios de Abogados españoles.

Una vez hayas hecho todas estas cosas, podrás ejercer como abogado. ¡Suerte!

Cómo ser abogado